Con toda seguridad tienes un perfume preferido que utilizas con frecuencia. Seguro que ahora mismo recuerdas la marca y si cierras los ojos hasta puedes recordar su particular aroma: frutal, floral, herbal, etc.

Sin temor a equivocarme ese perfume o colonia tiene un precioso o atractivo envase y te evoca sensaciones positivas porque tiene una serie de características que le hacen especial tanto en su composición química como física. Y, si bien lo compras o es un obsequio, la caja en la que viene y su envoltorio son preciosos porque finalmente todo entra por los ojos.

Por supuesto, cada vez que puedes lo adquieres y seguro que muchas veces lo recomiendas a otras personas. No hace falta decir nada del precio porque seguro que aquella fragancia que tanto te gusta tiene “su precio” y por supuesto un valor especial para ti y estás dispuesto a pagarlo.

Esto, que nos parece tan simple y evidente podemos aplicarlo a la perfección a nosotros mismos porque somos como perfumes. Así es!!! Cada uno de nosotros tiene una esencia que nos hace únicos.

Sabes exactamente qué inspira tu nombre (tu marca) o qué evoca tu personalidad (tu fragancia). Te has puesto a pensar por un momento si la forma como te proyectas a los demás es la correcta (tu envase) o si el modo en que te comportas cuando te conocen es el adecuado como para causar una buena impresión en los 30 primeros segundos (tu empaque).

Tenlo presente, TODOS somos como perfumes, y más cuando nos movemos en el mundo profesional donde hay tanta variedad y oferta. Es necesario #marcarladiferencia desde la esencia sin dejar de lado un importante componente de imagen porque como hemos dicho TODO entra por los ojos.

Eres el profesional (perfume) que el cliente siempre contrata, con el que tus compañeros siempre cuentan para colaborar y con el que se quiere compartir hasta un café para tener una charla amena.  Te has preguntado si te recomiendan, hablan bien de ti, te tienen presente o por el contrario te dejan aparcado en el rincón de los perfumes de probar solo una vez.

Cuando comprendemos que somos como perfumes le damos la misma importante a la esencia y al empaque porque tan importante es SER como PARECER, ser lo que parecemos y parecer lo que somos.

¿Qué es más importante SER o PARECER?

Responde a estas sencillas reflexiones y si quieres ser un perfume con una rica fragancia y un buen empaque te invito a fortalecer tu Marca Personal con los cursos y mentorías online que encontrarás en www.actitudyaccionacademy.com

Juanita Acevedo | Coach Experta en Marca Personal con Valores