Para nadie es un secreto que cuando hacemos aquello que en realidad nos inspira lo disfrutamos y lo hacemos más que bien. Es tal la satisfacción que nos genera la actividad que los propios resultados son excelentes sencillamente porque damos más del 100% de nosotros mismos, sentimos un inmenso gusto y el tiempo se nos pasa volando.

 

Trabajar en lo que verdaderamente nos gusta no es lo habitual. Solemos caer muchas veces en la trampa de dejarnos llevar por “la necesidad”, “lo primero que salga”, “donde me paguen mejor” o en la comodidad que nos brinda lo conocido aún a sabiendas de que ese trabajo cubre nuestras necesidades mínimas o máximas pero no nos aporta felicidad ni el bienestar que necesitamos y hemos soñado para nosotros mismos o nuestras familias.

 

Las nuevas generaciones (Millenials y Generación Z) cada vez tienen más claro que quieren estudiar y trabajar en aquello que les aporte satisfacción personal y valoran otros elementos compensatorios más allá del dinero. Los valores de la empresa, el compromiso social, la proyección profesional, el ambiente laboral, la posibilidad de disfrutar de otras actividades paralelas, la formación continua,  trabajar desde casa o cualquier lugar del planeta, contar con buenos compañeros de trabajo y tener el apoyo de un buen líder cobran cada vez más un valor sin igual.

 

A pesar de que lo anterior parezca una utopía existen muchas empresas y nuevos modelos de negocio que tienen esta filosofía en la que la conciliación de la vida laboral, familiar y personal conviven plácidamente permitiendo que se alcance la máxima satisfacción en los tres ámbitos y se llegue a un equilibrio.

 

Ahora bien, el paso previo, es identificar exactamente cuál es mi pasión, cuál es mi vocación, qué es aquello con lo que realmente vibro. Es dar respuesta clara a las preguntas qué quiero y cuándo lo quiero y a partir de allí marcar unos objetivos y trazar un coherente plan de acción.

 

El mercado ofrece muchas oportunidades que ni tan siquiera sabemos que existen pero están allí esperándonos!!! Pero antes recuerda: Hemos de saber cómo nos proyectamos, identificar qué queremos para salir a buscar y encontrar aquello que tanto anhelamos. Muy dentro de nosotros sabemos que es lo que nos hará sentirnos verdaderamente plenos porque es con lo que siempre hemos soñado. Con perseverancia siempre estaremos a tiempo de conseguir lo que nos propongamos.

 

TODO ES POSIBLE CON ACTITUD Y ACCIÓN Y MUCHA PERSEVERANCIA

 

Y si del valor de la perseverancia hemos de hablar, Nuria Nicolau, una gran exalumna y coachee, a quien tengo gran aprecio y de la cual me siento muy orgullosa, es un excelente ejemplo a seguir para las nuevas generaciones.

Una mujer con mucha actitud en acción que toda su vida ha trabajado con pasión, creyendo en lo que hace y que sigue recogiendo los frutos de todo lo que ha sembrado.

Nuria Nicolau

¿Quieres conocer más sobre ella? Te comparto su entrevista y te invito en este link al directo que hicimos para que conozcas la experiencia y trayectoria de esta mujer perseverante que está ayudando a cambiar la Imagen de los Restaurantes.

1- ¿Quién eres?

Soy Nuria Nicolau y la hostelería ha sido mi escuela durante más de 30 años. Trabajé como gerente en la empresa familiar junto a mi familia, desde el año 1977, en Vilanova i la Geltrú, Barcelona. En estos años me encargué de desarrollar y mejorar protocolos de trabajo, de organización de equipos y actualizar la imagen de la marca, cambiando y actualizando la decoración, con uniformes más actuales, una imagen corporativa y un packaging más moderno y maquinaria que hiciese más fácil el trabajo, hasta conseguir que nuestros negocios fueran un referente en la zona. Gestionamos hasta 5 puntos de venta. Es un orgullo poder decir que, hoy en día, la marca todavía sigue en activo.

Después pasé por la universidad y me formé en imagen personal y profesional, protocolo, ceremonial y eventos. Y seguí con un postgrado de liderazgo femenino y un máster en dirección en comunicación, RRPP y protocolo, en la ESERP. Desde entonces me dedico profesionalmente a asesorar empresas y a profesionales.

 

  1. ¿Cuál es tu pasión?

Siempre he sido muy especial con el orden, la manera de vestir y el uso de los colores. Cuando me tocó estudiar, pues no había nada que me gustara, todo me aburría. Así que lo deje muy pronto y pase a trabajar en el negocio familiar.

Pero en todo lo que hacía, aplicaba la imagen y el protocolo, que son mi pasión desde siempre. Después con el tiempo fueron las primeras habilidades que quise aprender bien y por eso ingrese en la universidad, cuando deje de trabajar en primera fila en mi casa.

Descubrí que lo que me apasionaba tenía nombre, protocolo, organización de eventos, imagen profesional y todo lo que envuelven estos dos mundos.

 

  1. ¿Cómo descubriste esa pasión?

Pues desde muy pequeña ya jugaba a montar fiestas, a colocar las cosas en su sitio. Fui a un colegio de religiosas y con unos 12 años, me quedaba en el colegio los domingos, para ayudar a mi profesora, a organizar y ordenar las letras y dibujos con los que hacíamos murales, construía cajas con departamentos a medida para poder tenerlo todo organizado y en orden.

Siempre me apuntaba a organizar fiestas, celebraciones tanto en casa como fuera. Organizar cenas y servir en ellas siempre me tocaba a mí, porque decían que se me daba bien, que para mi era fácil.

Mi otra pasión es la imagen en todos los ámbitos, tanto en la imagen personal o la imagen profesional. Con todo, pues al final he fusionado mi experiencia anterior, con lo aprendido y vi que el sector de la restauración necesitaba mucha ayuda y por ello me he especializado en entrenar a los equipos de los restaurantes, para ayudarles a que se organicen en el trabajo, y así ser más efectivos.

 

  1. ¿Cuál es tu principal valor?

La sinceridad y la responsabilidad. Me preocupo mucho por los demás y me gusta mucho ayudarles en lo que yo pueda. Y también la perseverancia o insistencia, no se como definirlo, pues te ayudan a no tirar la toalla cuando hay dificultades o las cosas no salen como quieres.

 

  1. ¿Por qué crees que es importante tener actitud y acción?

La vida me ha enseñado, que, sin actitud ni acción, no se llega a ninguna parte. Yo lo practico siempre, aunque a veces me cuesta, pues al trabajar sola es difícil seguir adelante, cuando todo está de espaldas.

 

  1. ¿Donde se puede conocer más acerca del gran trabajo que realizas?

Pues en mi web www.nurianicolau.com  allí esta la información de mis servicios, de mi libro y mis redes sociales, sobre todo LinkedIn e Instagram.

 

¿Te gustaría fortalecer tu Marca Personal y ser también una persona con Actitud en Acción ? Conoce los cursos y mentorías online que encontrarás en www.actitudyaccionacademy.com

Juanita Acevedo | Coach Experta en Marca Personal con Valores