Tendencias en materia de personas y gestión del talento humano

Sostengo y mantengo que una crisis como la ocurrida en 2020 o como la que hubo en 2008 a ninguno nos gusta, pero que no hay nada mejor para hacer que las cosas cambien, para que evolucionemos y para que abramos los ojos.

Remesones como el vivido nos sacan del aletargamiento y la rutina. Y, si bien es cierto que todos hemos sufrido, de un modo u otro, las consecuencias de la pandemia cierto es que todo depende del punto de vista que se miré y de la capacidad de adaptación que se tenga.

Bien sabido es que en medio de esta crisis los grandes triunfadores son los negocios de e-commerce y aquellos visionarios que se subieron a la ola de la trasformación digital cuando nadie creía que fuera necesario y lo estaban postergando para un futuro próximo que llegó sin avisar.

El mundo ha cambiado, la sociedad ha cambiado, las empresas han cambiado, las personas hemos cambiado y nunca nada volverá a ser como antes porque lo que ha sucedido no se subsana con una vacuna. Lo ocurrido ha dejado una cicatriz profunda e imborrable.

Ahora bien, podemos tratar de que esa cicatriz no se vea para que no duela o mostrarla con orgullo para honrarla y recordar que lo ocurrido fue el principio del fin. Así es, del final de una vida sin sentido en la que íbamos corriendo de un lugar a otro sin saber para qué, aguantábamos porque no había más remedio, trabajábamos por trabajar, vivíamos ausentes o estábamos con alguien por estar.

Tantos despidos, ERTES, cierres, divorcios, fallecimientos no pueden ser en vano. Es hora de construir un mundo nuevo. Es el momento de que tomemos las riendas y elaboremos un mundo hecho a nuestra medida y no conformarnos únicamente con encajar en la vida que nos tocó vivir o con el trabajo que nos tocó aceptar porque tenemos unas obligaciones que cumplir. Es hora de afrontar la vida con nueva ACTITUD y de pasar a la ACCIÓN.

A continuación, te comparto algunas tendencias en materia de personas y algunas formas de abordar el nuevo cambio de paradigma mundial en materia de gestión del talento.

  1. Valorémonos – Marca Personal: Nunca antes había sido tan importante darle valor a nuestro activo más importante, nuestro nombre y apellido, nuestra reputación. Es el momento de destacar de entre los demás y de mostrar todo lo que somos capaces de hacer. Es hora de marcar la diferencia desde la esencia con coherencia y de decirle al mundo que existimos para que sepan cuan valiosos somos.
  1. Nuestros conocimientos y experiencia valen – Reinvéntate: Ha llegado el momento de hacer aquello que realmente nos apasiona, de dejarnos llevar por lo que nos mueve por dentro. Es el momento de definir nuestro propósito de vida y de trascender con lo que hacemos en otras personas sin importar la edad, origen, estudios o condición social. Todos vinimos a este mundo para impactar con nuestras acciones en la sociedad y para ser los protagonistas de nuestra vida.
  1. El valor de las habilidades blandas – Softskills: Ha quedado más que demostrado que cuando se tiene creatividad, capacidad de adaptación, resiliencia, empatía y un ardiente deseo de lograr algo podemos comernos el mundo. No es cuestión de edad, títulos, ni experiencia, es solo cuestión de actitud y acción, cuestión de ser y hacer, y en eso la vida es la que otorga el título. Es hora de valorar el talento y dejar de tratar a las personas como recursos porque los humanos NO somos sillas.

…. continúa leyendo en El valor de una crisis – Parte II

Publicado en: TargetOn – Magazine de información económica y de actualidad