Y entonces llega un nuevo año y comienzas a soñar. Te llenas de nueva energía y te dices: “Este año sí lo haré” o “Este año es MI año”. Pero ¿tienes objetivos?

Esa actitud positiva está bien, pero si no tienes un plan te arriesgas a no ver resultados y estás pensando todo el año en que llegue el próximo 31 de diciembre para volver a empezar. No te engañes, no es necesario que llegue 1 de enero para actuar, para dar rienda suelta a tus proyectos, aunque si es cierto que de año en año la energía se renueva y es una bella época para los inicios, las reinvenciones y los KANVYOS.

Yo te propongo un ejercicio muy sencillo. No es nada del otro mundo, pero suele ser muy efectivo.

1.Toma ya mismo papel y lápiz, pon la fecha de hoy para que conserve la energía de este año.

2.Elabora una lista de tus 8 áreas vitales. Tú tienes las tuyas y yo tengo las mías que por ejemplo son: salud, YO, familia, amor, trabajo, finanzas, espiritual y ocio.

3.Elige el área en la que en 2022 te quieres focalizar y ponlo de primera en la lista o resáltalo con un color especial. Este año mi área de focalización fue el área del YO que para mí está relacionada con mi crecimiento académico, mi mentalidad y mi imagen.

4.Ahora, en cada área coloca entre 5 y 10 cosas que quieras alcanzar, ser, lograr, obtener, conseguir, hacer, es decir, define OBJETIVOS. Recuerda que los objetivos deben ser específicos, medibles, alcanzables, realistas y tener una fecha definida para que no se dilaten en el tiempo, tienes un año entero, pero mejor si concretas la fecha.

5.Una vez hecha tu lista, léela de nuevo de, principio a fin, y piensa que lo has logrado TODO ¿Qué sientes? Quédate con ese sentimiento y guarda tu lista en un lugar que te acompañe siempre. La mía la guardo en mi agenda, así es, me encanta mi agenda de papel 🙂

Lo mágico de esta lista es que lo que está escrito cobra siempre más valor y la puedes ir revisando periódicamente para diseñar las estrategias que te permitirán alcanzar los resultados que tanto anhelas. Al finalizar el año es increíble cómo me emociono siempre al ver todo lo que he logrado.

¿Qué pasa con lo que no he conseguido? Nada, no pasa nada. Me pregunto por qué no habrá sido, me doy cuenta de que tal vez no tenía tanta importancia para mí o lo coloco en la lista del siguiente año y me quedo con la sensación de lo que SI he obtenido.

Es una práctica que llevo haciendo por más de 20 años. Conservo mis listas y verlas una y otra vez me permiten ver que TODO es posible con Actitud y Acción, ese es mi lema.

Nos vemos en 2022, gracias por seguir conmigo y si quieres mi mano para dar el primer paso hacia el KANVYO que te mereces aquí me tienes.